El pleno del ayuntamiento de Vielha rechazó ayer una moción presentada por Convergencia Democrática Aranesa (CDA) que quería vetar los usos turísticos de las bordas.

El debate se produjo durante un pleno extraordinario, en el que los grupos de Unitat d’Aran, en el gobierno, y Ciudadanos (C’s) votaron en contra de la moción.

El alcalde, Juan Antonio Serrano, explicó que se pueden presentar alegaciones hasta el 4 de septiembre al texto de adaptación de las normas urbanísticas de los municipios de Aran en el Plan Director Urbanístico de la Val d’Aran, que supondrá ampliar los usos de las viejas cabañas para incorporar los lúdicos y familiares.

Otras fuentes del gobierno de UA en el consistorio afirmaron que es injusto que se quiera bloquear la creación de un marco que ayudaría a nuestras montañas y lo más importante a una economía sostenible, de bajo impacto ambiental y con un alto valor económico y social, con cabañas en las que se fabriquen quesos o cualquier tipo de artesanía, alquilen BTT o presenten cualquier tipo de servicio relacionado con el ocio turístico.

Por su parte, Alex Moga (CDA) explicó que la moción buscaba prohibir “cualquier actividad económica” y “no mercantilizar las montañas” para poder “preservar el patrimonio natural y cultural”.