Aran se juega el futuro en estas elecciones.

Llevamos años de proceso de independencia que han paralizado la vida política y social y, aún así, el “procès” ha olvidado por completo al Valle de Aran. No se nos ha tenido en cuenta.

Sin embargo, no se trata sólo de la independencia: llevamos años sufriendo el olvido del gobierno de la Generalitat de Catalunya.

En 2011 la Generalitat liquidó unilateralmente el sistema de financiación del Conselh Generau y, desde entonces, nuestra máxima institución sufre una situación crítica, sin capacidad para desarrollar políticas propias y sin que la Generalitat le haya devuelto los más de 8 millones de euros que le debe.

La ley de Aran de 2015 debía solucionar este grave problema, sin embargo el gobierno de la Generalitat no la ha desplegado, así como tampoco lo ha hecho con la Ley del Aranés de 2010, que debía dar oxígeno a nuestra lengua, que hoy está en la UCI. Pero sí ha subvencionado al catalán en Valencia con 600.000 euros o financiado un aeropuerto en el Pirineo para llevar esquiadores en Andorra.

Sin embargo, ésta es una crítica a la gestión del gobierno de la Generalitat, que sólo se ha centrado en un asunto y sólo ha gobernado para una parte de la sociedad, no un ataque a Catalunya. Y quiero dejarlo claro porque, desgraciadamente, todavía hay gente que confunde una cosa con la otra, que ha asumido que pueblo y gobierno son la misma cosa, y no es así.

Desde Unitat d’Aran apostamos por formar parte de las listas del PSC por dos razones: la primera es que cuando el PSC ha gobernado la Generalitat, la inversión en Aran ha sido importante: escuelas, residencia de ancianos, túnel de Vielha … y la segunda es que, Miquel Iceta y Òscar Ordeig, proponen soluciones concretas para Aran: el desarrollo de las leyes de Aran y del aranés (básicas para nuestra supervivencia) y trabajar codo con codo con UA para conseguir el reconocimiento del Aran en la Constitución Española. Porque tenemos claro que Aran debe iniciar su propia vía, la “Vía Aranesa” que nos permita, siempre desde el pacto y el diálogo, conseguir las máximas cotas de autogobierno posible, que podamos desarrollarnos económicamente y socialmente, que nuestra lengua y cultura, nuestras raíces sean respetadas y protegidas, de verdad, sin folclores ni paternalismos, en definitiva, una vía que nos permita salir de la irrelevancia institucional en la que nos encontramos.

Porque el resto de partidos, de un extremo al otro, no apuestan por Aran: desde Junts per Catalunya, que obvia el autogobierno aranés en su programa, no dice nada sobre la Ley de Aran y habla del catalán como lengua central en la escuela, hasta Ciudadanos, que sencillamente no habla de Aran en ningún punto de su programa, incluso propone un modelo único de escuela en el castellano, catalán e inglés. No nos lo merecemos.

El PSC es el único partido que ha tenido en cuenta en el Aran en su programa, el único partido que lleva propuestas concretas y realistas para mejorar el autogobierno aranés, nuestra financiación, reconocimiento institucional y la protección y potenciación de nuestra lengua y cultura.

Aran necesita diálogo, pacto y consenso. Aran necesita soluciones. Y esto es posible si Miquel Iceta es presidente de la Generalitat.