El pasado lunes tuvo lugar en el Conselh Generau d’Aran una jornada explicativa para trabajar sobre el desarrollo y la preparación del expediente de la candidatura de patrimonio natural, cultural, artístico e identitario del Valle de Aran como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco.

En la jornada participaron el sindic d’Aran, Carlos Barrera, y diferentes alcaldes y pedáneos de la Val d’Aran.

El asesor en materia de Cultura y Patrimonio del Conselh Generau d’Aran, Jèp de Montoya, fue el encargado de exponer los trabajos realizados hasta ahora y de las ideas para el desarrollo y preparación de la candidatura.

El conjunto de iglesias aranesas y sus bienes muebles en su conjunto, son una obra maestra de criterio y ejecución. El Cristo de Mijaran y el Santo Cristo de Salardú, son piezas mayores de la escultura románica. Otro aspecto a tener en cuenta son los campanarios y las campanas araneses, cada pueblo tiene su iglesia y su campanario y todo ello en medio de una naturaleza singular.

En otro orden de cosas, Montoya, también destacó el hecho qué desde una sociedad y economía de subsistencia, el Valle de Aran haya evolucionado hacia ser un país moderno y de servicios, pero sin renunciar a poner en valor la primera y más primitiva de las esencias aranesas.

La infraestructura aranesa deportiva, lúdica, hotelera, así como la restauración y la gastronomía tradicional, propia y única, junto con las instalaciones hidroeléctricas serán claves para conseguir la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

Potenciar la fiesta de los Barbacans en carnaval, que es la escenificación ancestral del llamado “Bal der Os”, tal como ya se hace con las Hèstes deth huec del solsticio de verano declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

La fuerza de la Val de Aran dentro de la fórmula mixta de patrimonio natural y cultural radica en el conjunto creado por el hombre, pueblos, iglesias, lengua, cultura, historia e identidad, rodeado de la belleza de lugares como la Ribera de Toran, de Canejan y el Cerro del Montlude; la Ribera de la Artiga de Lin; la Ribera de Varradòs; Beret y Montgarri; Aiguamòg y Valarties.