El Conselh Generau d’Aran se ha puesto en contacto con la Dirección General de Calidad Ambiental y Cambio Climático de la Generalitat de Catalunya para la elaboración de un estudio sobre contaminación acústica y de emisiones de gases y dióxido de carbono en la carretera N-230 a su paso por el Valle de Aran.

El sindic d’Aran, Carlos Barrera, explicó que este estudio se hará durante el periodo previsto para las obras de consolidación de la zona inestable que pone en peligro un tramo de la carretera N-125 (RD44) en Francia, a su paso por la población de Saint-Béat. Situación de peligro que ha motivado la restricción de paso para los vehículos de más de 8,5m de longitud a su paso por esta población, y que incide de manera directa sobre este tipo de transporte que circulaba diariamente por la N-230 en dirección Francia.

Si bien el estudio sobre emisiones de gases se hará basado en parámetros marcados por la normativa de la UE, la medición de contaminación acústica se debe hacer en situación comparativa de tráfico, que actualmente y por las circunstancias anteriormente descritas, es el momento de realizarlo sin el tráfico diario de camiones.

El Conselh Generau d’Aran tiene conocimiento de la inminente publicación del trámite de información publica del estudio de mejoras de la N-230 redactado por el Ministerio de Fomento.

Durante este periodo de información publica el Conselh Generau d’Aran comprobará si la propuesta redactada por el propio Conselh Generau coincide con la propuesta del Ministerio, en caso de que haya alguno de los aspectos planteados por el Conselh Generau d’Aran, que no esté recogido por el Ministerio de Fomento, se presentaran las alegaciones pertinentes y además se incorporará el estudio medioambiental para abrir un posible debate de rutas alternativas para el transporte pesado.

Según el criterio del Conselh Generau d’Aran el territorio aranés está considerado medioambientalmente sensible, e incompatible para continuar soportando el volumen tráfico diario de transporte pesado.

Cabe recordar que el estudio de mejoras urgentes de la N-230 a su paso por el valle de Aran incorpora la construcción de rotondas en los cruces más peligrosos, la de conexión de la N-230 con la N-260, y el cruce de la carretera del Valle de Boí, y la construcción de 13 km de tercer carril de adelantamiento que podría ser reversible, únicamente para turismos en las zonas de orografía más favorable, para dotar de mayor seguridad a los adelantamientos, teniendo en cuenta que los tramos de avance actuales son absolutamente insuficientes en relación al transporte pesado que absorbe diariamente la N -230. El presupuesto de estas actuaciones según este estudio es de 90 millones de euros.

Finalmente, Barrera se ha referido a que la situación actual en la N-230, sin paso de camiones, nos devuelve en parámetros de seguridad vial a la década de los 70.

Fuente: Conselh Generau d’Aran