Fernando B. F., un joven valenciano que disfrutaba del esquí en Baqueira – Beret durante los días de Semana Santa, tardará en olvidar el percance que sufrió cuando descendía por la  pista de Blanhiblar en el sector de Beret.

Y es que el viernes por la mañana, cuando realizaba tranquilamente unas bajadas con su familia, concretamente en la parte final de dicha pista, antes del puente que cruza la carretera, Fernando no pudo evitar esquivar a un ciervo, de gran tamaño, que se le cruzó en su descenso.

La fuerte colisión entre ambos se saldó con el joven esquiador aturdido, durante un par de minutos, y el ciervo muerto, debido al fuerte golpe.

Tras el accidente, los servicios de emergencias de pistas de la estación trasladaron al esquiador hasta el ambulatorio de Beret donde se le realizó un primer reconocimiento y desde ahí, en ambulancia hasta el hospital de Vielha, donde se le realizó un TAC y un reconocimiento completo, descartándose traumatismos externos e internos del accidentado que recibió el alta médica.

Una gran anécdota para contar a sus familiares y amigos.

Fuente: Familia Ballester